Entradas de "Blog"

El destierro del Infante Enrique de Borbón en Tenerife

Feb 15, 2015   //   autor: Miguel A. Noriega Agüero   //   Blog, Historeando  //  Comentarios desactivados en El destierro del Infante Enrique de Borbón en Tenerife

Alfonso XIII fue el primer monarca en visitar el archipiélago canario, allá por el año 1906. Hasta ese momento ningún rey español había puesto el pie en ninguna de las ya en ese momento perdidas colonias americanas ni tampoco en Canarias. El 26 de marzo de 1906, a bordo del vapor “Alfonso XII” y con solo 20 años y a dos meses de contraer matrimonio, el rey Alfonso XIII llegaba al puerto de Santa Cruz de Tenerife. Comenzaban así 11 días de un histórico viaje oficial, visitando seis de las siete islas del archipiélago (en El Hierro no pudo desembarcar debido al mal estado de la mar y tener dificultades para el atraque). Se trata, como ya se ha dicho, del primer monarca en Canarias, pero no el primer miembro de familia real en las islas. Poco más de cuatro décadas antes, un antecedente suyo ya estuvo en Tenerife, pero esta vez no de visita oficial si no de destierro.

alfonsoXIII

Enrique María Fernando Carlos Francisco Luis de Borbón y Borbón-Dos Sicilias, más conocido como Enrique de Borbón, nieto de Carlos IV, fue Infante de España y Duque de Sevilla. Era hijo de Francisco de Paula de Borbón, el menor de la descendencia del rey Carlos IV,  y la princesa Luisa Carlota de Borbón-Dos Sicilias, hija del rey Francisco I de las Dos Sicilias. Y este Borbón, el Infante Enrique, fue precisamente la primera persona con sangre real en llegar a las islas Canarias.

Enrique_de_Borbóna

Enrique de Borbón

Enrique de Borbón, estaba muy ligado a Isabel II, al menos en parentesco. Era primo y, al mismo tiempo, cuñado de la reina, ya que el marido de esta, Francisco de Asís de Borbón, era su hermano. Esta unión de sangre no era todo lo amistosa y fraternal que se esperaba entre la reina y el infante, y eso que este era una de los pretendidos para casarse con la monarca. Don Enrique, reconocido masón, participó en una revuelta contra la monarquía en los años 40 del siglo XIX, motivo por el cual fue desterrado a Francia, en donde ya había estado en esa situación una década antes, a causa de las desavenencias entre su madre y su tía, la regente María Cristina de Borbón, viuda de Fernando VII. De nuevo, Enrique vuelve a España, pero su boda en secreto en Roma con Elena María de Castellví y Shelly provocó el enfado de Isabel II, siendo expulsados a Francia, refugiándose en Toulouse.

Años más tarde, tras tener el perdón de la reina, regresan a España, viviendo en Valladolid, y Enrique ya sin el título de Infante. Poco después, de nuevo Enrique y su familia son obligados a trasladarse a Francia, para regresar después a España, esta vez residiendo en Valencia. Posteriormente, tras manifestar sus ideas revolucionarias e izquierdistas es de nuevo expulsado al país galo, regresando en 1860 y obteniendo el grado de Teniente General tres años más tarde, momento en el que enviuda.

enriqueborbon

Enrique de Borbón

Sigue a ello un periodo de duros ataques al gobierno y a la reina, queriendo incluso ser senador. Así, los miembros del gobierno, presidido por Narváez, se reúnen en Consejo de Ministros el 9 de noviembre de 1864, ordenando el destierro de Enrique de Borbón a Canarias por: … tener pujos revolucionarios, ser partidario acérrimo del reino de Italia, pretender una alianza más estrecha con Nápoles, mantener amistad con los progresistas y otras hierbas que saldrán pronto y de cuyo veneno el propio infante será la víctima… . Así, a las 9 de la noche del 13 de noviembre, y sufriendo la falta de respuesta de la reina ante las súplicas de perdón, el Duque Enrique de Borbón sale del puerto de Alicante a bordo del vapor Isabel II, rumbo a Canarias.

La nave llega al puerto de Santa Cruz de Tenerife el 21, pero no pude fondear frente a la costa de la ciudad debido al mal estado de la mar, lográndolo al día siguiente y desembarcado, por lo tanto, Enrique de Borbón y el resto de la tripulación y pasajeros el 22 de noviembre de 1864. La llegada de este miembro de la familia real supuso todo un acontecimiento en la ciudad, teniendo una recepción digna de un Príncipe de Asturias: 21 cañonazos de salvas; un enorme gentío en las calles; coche oficial para el traslado a su nueva residencia (que no llegó a utilizar ya que se desplazó a pie); las ventanas, balcones y azoteas llenas de personas; los sones de la Marcha Real; la presencia en el puerto del alcalde, el gobernador civil, el gobernador militar, el capitán general y el brigadier comandante de marina; y para colmo, finalizando el día con una serenata nocturna al pie de su casa. La reina y el gobierno montaron en cólera al saber de esta acogedora recepción, ordenando que no se repitieran estas fastos en Santa Cruz ni en ninguna de las localidades que visitara el desterrado. Pero, Enrique de Borbón visitó La Laguna y La Orotava, entre otros lugares y allí donde fue era recibido con honores. Además, durante los poco más de dos meses que residió en Tenerife, concretamente tuvo su prestada casa en la calle San Francisco, gracias al hacendado orotavense Francisco García Gutiérrez, quien hizo entrega de las llaves de una de sus viviendas al ayuntamiento de Santa Cruz para que dispusiera de ella el honorable invitado, Enrique de Borbón acudió a varias fiestas privadas organizadas por las entidades sociales y de recreo de la isla. Finalmente, este destierro tan peculiar finaliza el el 29 de enero de 1865, fecha en la cual el Duque parte de nuevo hacia la península.

Los años siguientes seguirán siendo muy convulsos para él, finalizando su vida en un trágico episodio con su primo Antonio de Orleans, Duque de Montpensier, con quien tenía desde hace décadas una afrenta que iba más allá de la personal, acrecentada al dejar el trono la reina Isabel y pretender ambos ocupar su lugar en el trono. Así, el 12 de marzo de 1870, Enrique fallece tras un duelo con pistolas, con su primo Antonio, en las cercanías de Leganés.

duelo

Enrique de Borbón, al no ser infante, no fue enterrado en el Monasterio de El Escorial, y sus restos yacen en el Cementerio de San Isidro de Madrid.

________________________________

Más información:

________________________________

El Día de Darwin

Feb 12, 2015   //   autor: Miguel A. Noriega Agüero   //   Blog, Historeando  //  Comentarios desactivados en El Día de Darwin

Un 12 de febrero de 1809 nacía en Shrewsbury, Inglaterra, el naturalista Charles Darwin. Precisamente por eso hoy se celebra en todo el mundo el llamado “Día de Darwin”. Grande entre los más grandes de la historia, Darwin sigue siendo todo un referente dentro del mundo científico mundial, avalado por fundamentar la actual teoría de la evolución con una obra magnífica: “El origen de las especies“.

Darwin

Para poder establecer esa teoría, Charles se ayudó de todo lo vivido, estudiado y analizado gracias a un gran viaje a bordo del Beagle, un bergantín de la Marina Real Inglesa, bajo el mando capitán Fitz Roy, y que zarpó de Davenport el 27 de diciembre de 1831. Unos días más tarde, el día de Reyes de 1832 el Beagle estaba frente a las costas de Santa Cruz de Tenerife. El deseo del científico de poner pie en la isla y llegar a subir al Teide estaba cada vez más cerca, pero este plan se truncó. Darwin no pudo conocer cómo eran los dragos y ver con sus propios ojos y pisar con sus propios pies aquello que años antes, en 1799, había hecho Alexander von Humboldt.

Las autoridades gobernantes en la isla ante una epidemia de cólera desatada en Inglaterra, no permitió el desembarco de la tripulación y pasajeros del Beagle y la nave tomo rumbo al sur, a Cabo Verde, siguiendo así su periplo por los océanos del planeta y llegando a dar la vuelta al mundo durante los cinco años de viaje. Así, Charles Darwin no pudo unir su nombre al rosario de naturalistas, exploradores, historiadores, geólogos, geógrafos y demás científicos que recorrieron Tenerife a través de la historia. ¿Qué habría sido para Darwin y para Tenerife si aquel desembarco se hubiera realizado? Eso nunca lo sabremos.  

beagle

De lo escrito sobre aquella frustrada visita a Tenerife solo nos tenemos una frase de Darwin en su obra Diario del viaje de un naturalista alrededor del mundo, y es esta:

_____________________

El 6 de enero llegamos a Tenerife, pero se nos prohibió desembarcar, por temor de que lleváramos el cólera; a la mañana siguiente vimos salir el Sol tras el escarpado perfil de la isla de Gran Canaria e iluminar súbitamente el pico de Tenerife, en tanto las regiones más bajas aparecían veladas en nubes aborregadas.

_____________________

El glorioso lustro dieciochesco en la historia de Tenerife

Feb 8, 2015   //   autor: Miguel A. Noriega Agüero   //   Blog, Historeando  //  Comentarios desactivados en El glorioso lustro dieciochesco en la historia de Tenerife

El siglo XVIII finaliza en Tenerife con un lustro marcado por cinco hechos relevantes en la historia de la isla, algunos de ellos de una enorme importancia. Sin algunas de estas situaciones no entenderíamos la crónica y avatares de una isla que forma parte de un archipiélago atlántico a veces olvidado y en otras ocasiones pretendido por europeos y americanos, por comerciantes y científicos, por militares y literatos. Vemos a continuación los cinco hechos más destacados del último lustro diocechesco comenzado y finalizado por la ciencia y la exploración de Baudin, pero intercalado por la geología de los volcanes activos, la guerra contra Nelson y la estancia en la isla de Humboldt, uno de los grandes de la ciencia universal.

1796__________

Todo comienza el mismo año que España le declara la guerra a Gran Bretaña tras la firma del Tratado de San Ildefonso, circunstancia que marcará el hecho histórico del año siguiente. Pero a finales de este 1796, una importante expedición científica francesa recalará en Tenerife.

Comandada por el Capitán Nicolas Thomas Baudin (1754-1803), la nave La Belle Angélique zarpa del puerto francés de Le Havre en la mañana del 30 de septiembre de ese año 1796 rumbo a Las Antillas. Le acompañaban varios científicos entre ellos el naturalista e historiador André Pierre Ledru. Al paso de la goleta entre Madeira y Tenerife, el 18 de octubre un tremendo temporal destroza el barco lo que provoca un serio contratiempo en el viaje, haciendo cambiar el rumbo de la expedición en un obligado paréntesis en su periplo hacia la isla de Trinidad. Tras más de medio mes de penurias y esfuerzos por llevar a la nave rumbo a las islas Canarias, por fin el 6 de noviembre atracan en el puerto de Santa Cruz de Tenerife con la idea de poder reparar la nave. En Tenerife perrmanecieron alrededor de cuatro meses, antes de emprender de nuevo rumbo a Trinidad, en otro barco: el brick Fanny. En esta involuntaria estancia en Tenerife, Baudin y el resto de intelectuales de la expedición no se quedan quietos. Aprovechan al máximo esas semanas y recorren y estudian la isla y sus gentes. Visitan Anaga, el valle de La Orotava (participando en los carnavales del Puerto de La Orotava), La Laguna, la Isla Baja, Vilaflor y llegando incluso a ascender el Teide.

Aquella estancia en Tenerife quedó plasmada en un maravilloso libro de Ledru, Voyage aux Iles Ténériffe, La Trinité, Saint Thomas, Sainte Croix et Porto Ricco. Aquí relata con detalle las vivencias de estos franceses en la isla, constituyendo hoy en la día una obra magnífica para conocer cómo era el Tenerife de finales del siglo XVIII. Pero el trabajo de Ledru no quedó ahí. Estudió la flora insular y llegaría a hacer un herbario de plantas tinerfeñas que podemos disfrutar en la actualidad en el Musée Vert de Le Mans, y digitalizado, gracias al Proyecto Humboldt, y a petición de Alonso de Nava Grimón y Benítez de Lugo, marqués de Villanueva del Prado, redactó el primer catálogo de plantas existentes en el Jardín de Aclimatación de La Orotava.

Además del trabajo de Ledru, es de resaltar lo realizado por el también miembro de la expedición René Maugé de Cely. Este zoólogo estudia y recopila decenas de especies de aves, llegando a enviarlas al Museo de Historia Natural de Paris, publicando con ello el primer inventario científico sobre avifauna de las islas.

baudinlibro

Portada del libro Voyage aux Iles Ténériffe, La Trinité, Saint Thomas, 
Sainte Croix et Porto Ricco

1797__________

España se encontraba en guerra, como dijimos en líneas anteriores, con Gran Bretaña. En el marco de este bélico conflicto, en el verano de este año se desarrollará en Santa Cruz de Tenerife un episodio clave en la historia de esta ciudad y de todo el archipiélago. La madrugada del 25 de julio la flota británica a las órdenes del Almirante Horatio Nelson entra en batalla frente al muelle de la ciudad. Días antes ya fue avistada por el atalayero de la atalaya de Igueste de San Andrés, Domingo Izquierdo, e incluso llegaron a realizar un ataque por tierra fallido con el desembarco en la costa sur de Anaga, en el entorno de El Bufadero.

nelsoncuadro

Pero, esa mañana del día de Santiago, a pesar de contar con casi 400 cañones, la flota de la Royal Navy se ve derrotada por las tropas españolas lideradas por el General Gutiérrez. En esta batalla, Nelson pierde el brazo derecho a consecuencia de un cañonazo proveniente del cañón Tigre, hoy conservado y protegido como pieza histórica de la artillería española. Gracias a esta victoria la ciudad de Santa Cruz de Santiago de Tenerife obtuvo años más tarde el título de Invicta, que se uniría a los ya otorgados de Muy Leal y Noble ciudad, puerto y plaza.

nelson

Horatio Nelson

1798__________

El siglo XVIII comenzaba con un evento natural de históricas consecuencias económicas y administrativas para Tenerife: la erupción del Volcán de Garachico en 1706. Las pérdidas ocasionadas con las coladas que destrozaron parte del núcleo de Garachico, incluido su puerto, hicieron que la principal plaza portuaria de la isla pasara a ser Santa Cruz de Tenerife, en ese momento una barriada costera de La Laguna.

Y el siglo finaliza con otra erupción histórica, esta con nulas pérdidas económicas y de un gran valor geológico debido al lugar en donde se produce: la ladera occidental de Pico Viejo. Se trata pues del último proceso eruptivo y primero de carácter histórico en lo que hoy consideramos Parque Nacional del Teide.

chahorragrabado

chahorra1

La erupción comenzaba al empezar la noche del 9 de junio de 1798, finalizando el 15 de septiembre siguiente. Durante esos 99 días se generó por el Volcán de Chahorra, también llamadas Narices del Teide, un volumen de emisión aproximado: 35.623.693 metros cúbicos, ocupando una superficie cubierta: 4.566.693 metros cuadrados. El recorrido máximo de las coladas fue de poco más de 5 kilómetros, llegando hasta las inmediaciones de Boca Tauce.

ortochahorra

Coladas del Volcán de Chahorra, de color oscuro

1799__________

El 5 de junio de 1798 zarpó del puerto de La Coruña, rumbo a América del Sur y Centroamérica, la corbeta Pizarro. A bordo, el naturalista, geógrafo y explorador berlinés Alexander von Humboldt. Tras una breve escala en La Graciosa, la nave llega a Tenerife el 19 de junio. Comenzaba la estancia en la isla del padre de la geografía moderna y con ello los seis días en los que las montañas, barrancos y valles tinerfeños fueron laboratorio de este científico universal. Fruto de esa semana, Humboldt pudo estudiar la flora insular, la geología (ascensión al Teide incluida), el aire y el clima, los yacimientos y modos de vida aborígenes, la vida de las gentes de finales de siglo en algunas de sus localidades e incluso poder realizar observaciones astronómicas desde las cumbres.

Humboldt

Alexander von Humboldt

El 25 de junio zarpó rumbo a América, pero llevó consigo conocimientos, experiencias y anotaciones que aún hoy en día son consideradas auténticos tesoros del saber científico. Por citar algunos de sus trabajos relacionados con Tenerife podemos citar el famoso Tableau physique des Iles Canaries. Géographie des Plantes du Pic de Tenerife. Y es que su admiración y estudio de la flora del Valle de La Orotava y enlazándola con la que se encontró en las Cañadas y el Teide supusieron el marco ideal para poder establecer una distribución de los ecosistemas mediante pisos de vegetación según la altitud, y también bajo la influencia, claro está, de otros factores naturales: relieve y orientación.

humboldtmapa

Tableau physique des Iles Canaries. Géographie des Plantes du Pic de Tenerife

1800__________

Y a punto de finalizar el último año del siglo XVIII, de nuevo Nicolas Baudin llegará a Tenerife, el 2 de noviembre de 1800, esta vez al mando de una expedición científica más importante que la que años antes le había recalar de manera involuntaria en el puerto de Santa Cruz. La Expedición Baudin partió el 19 de octubre de Le Havre, Francia, con destino a los mares del Sur y el Pacífico, estando formaba por dos naves Le Géographe y Le Naturaliste. A bordo de ambas, además del capitán francés, iban numerosos científicos y exploradores galos, entre ellos: el geógrafo Charles-Pierre Boullanger, el naturalista René Maugé de Cely, el botánico Jacques Delisse, el minerólogo Joseph Charles Bailly y los zoólogos Stanislas Levillain y Jean-Baptiste Bory de Saint-Vincent, quien escribiría años más tarde el libro Voyage dans les Quatre Principales Îles des Mers d’Afrique, fruto de esta expedición, con una parte dedicada a esta estancia en Tenerife.

Durante 10 días los miembros de la expedición recorren algunos parajes de la isla y toman nota de aspectos ambientales y antropológicos, incluido todo aquello relacionado con el mundo aborigen. Tras esta semana y media en la isla, ponen rumbo al sur, doblan el Cabo de Buena Esperanza en febrero del año siguiente y se adentran en el Océano Pacífico en donde realizarán exploraciones muy significativas en Australia.

Baudin

Nicolas Thomas Baudin

____________________________________

De espaldas al mar

Ene 28, 2015   //   autor: Miguel A. Noriega Agüero   //   Blog  //  Comentarios desactivados en De espaldas al mar

(…) Siempre me he lamentado de que siendo Santa Cruz una ciudad marítima,

casi se hace imposible tomar baños de mar los que lo deseen y lo necesiten,

teniendo muchas personas que ir a tomarlos a sitios lejos de esta población,

donde tampoco reúnen aquellos muy buenas condiciones. (…)

No, no son estas palabras dichas, en este caso escritas, en la actualidad, y bien que podrían serlo. Estas líneas fueron redactadas hace la friolera de 87 años, de puño y letra de un vecino de Santa Cruz de Tenerife, y forman parte de una carta impresa en el periódico La Prensa del 29 de junio de 1928, dirigida esta a D. Santiago García Sanabria. En esta misiva se le anima, al entonces alcalde de la ciudad, a seguir adelante con el proyecto de construcción de un balneario que facilite el disfrute del litoral por parte del pueblo chicharrero, ya en ese momento tan necesitado de baños en el frente costero de Santa Cruz.

prensa

Santa Cruz de Tenerife va ligada inexorablemente al emplazamiento costero que tuvo desde su fundación y, por ende, al desarrollo portuario en su litoral. Eso ha hecho desaparecer enclaves históricos como la playa de la Carnicería o la Caleta de Blas Díaz, playas como la de San Antonio, por no hablar de sus castillos y baterías que tanto han contribuido a su defensa durante siglos. Así, se dice en nuestra ciudad que vivimos de espaldas al mar, que ahí está pero como si nada. Hay lugares del frente marítimo desde donde la mar ya ni se ve, por no decir que imposible es el darse un baño (ojo, algunos valientes aún se siguen bañando en la desembocadura del barranco de Tahodio, entre el RCN de Tenerife y el Muelle Norte). Vemos que esto no ocurre solo en el presente, ya que según esta carta, ya hace décadas que lo del baño en el litoral de Santa Cruz está olvidado.

2015-01-28_040229

Y sí, el balneario de Santa Cruz se hizo, junto a la Batería del Bufadero, en el tramo costero cercano a María Jiménez. El arquitecto Domingo Pisaca y Burgada elaboró un proyecto que en los años 30 del pasado siglo se llevó a cabo, con varias reformas y ampliaciones posteriores. Durante décadas, hasta 1992, fue utilizado por muchos tinerfeños, que hoy añoran esas instalaciones, en la actualidad abandonadas y en completa ruina. La ciudad sigue de espaldas al mar … y también a una parte de su historia.

2015-01-28_040350

Páginas:«1...78910111213...28»